Del estrés a la calma: Mindfulness para la familia aplicado al perfil TDAH.

 Quiero empezar este artículo dando una breve explicación de qué es el TDAH y de qué es la Práctica de Mindfulness.

Si ya lo sabes puedes pasar directamente a la explicación del por qué esta Práctica es tan beneficiosa para los que tenemos un perfil TDAH y para sus familias. Si no, ahí va la presentación:

TDAH: Estas siglas, que ya han quedado obsoletas y no representan a este perfil, significan Transtorno por Déficit de Atención. ¿Por qué digo que han quedado obsoletas?

  A día de hoy ya pocos profesionales se refieren a este perfil neurobiológico como Transtorno, yo, por ejemplo, me refiero a él como un perfil neurobiológico que se caracteriza por tres rasgos principales: Dificultad para mantener la Atención sostenida, hiperactividad física y mental e impulsividad. Aunque no necesariamente presenta las tres características a la vez.

  Como ves he escrito “dificultad para mantener la Atención sostenida”, como todo, los estudios sobre el tema van evolucionando y cada vez se conoce mejor lo que sucede en una mente con “TDAH”. Las siglas se mantienen porque se usan oficialmente en documentos médicos, administrativos etc. Pero ya no representan lo que tener este perfil supone.

  No es un déficit de Atención, sino una dificultad en mantener la Atención (y no, estar absorto en un video juego no es mantener la atención, aquí la atención más bien está secuestrada por el vídeo juego).

Este perfil se podría resumir en la siguiente frase:

Es un déficit en la Autorregulación física, mental y emocional a causa de un bajo rendimiento de las llamadas Funciones Ejecutivas.

Tal vez has oído o leído acerca de este perfil con ejemplos como:           

 “La mente TDAH es como una orquesta sin director”                         

 “La mente TDAH es como un Ferrari con frenos de bicicleta

 

¡Creo que estas frases lo representan muy bien!

Hasta aquí la breve introducción a lo que entiendo por perfil TDAH.

 

Bien, ahora le toca al Mindfulness:

MINDFULNESS: es un término inglés que se traduce como Práctica de la Atención Plena.

En cuanto oí hablar de esta Práctica supe que podría ser beneficiosa para los niños, niñas y jóvenes con perfil TDAH a los que acompañaba como Coach ¡y así fue! Y los resultados son tan buenos que, hoy en día, prácticamente me dedico a entrenar a estos niños, niñas, jóvenes y a sus familias en esta Práctica.

Pero… ¿Qué es? ¿En qué consiste?

Pues es una Práctica proveniente del budismo y adaptada a la sociedad occidental por el Dr. Jon Kabat-Zinn.

Una definición generalizada sería:

Mindfulness es el arte de mantener toda tu atención en lo que sucede mientras sucede, con una actitud amable, sin juicio y una mente abierta, curiosa.

Supongo que te suena la tan manida expresión “vivir en el aquí y en el ahora”. Bueno, mindfulness no es exactamente eso pero sí tiene algo que ver. Básicamente es estar más presentes en todo lo que hacemos, con los 5 sentidos puestos en ello. ¡Y esto exige un ejercicio constante de la Autorregulación! De ahí proceden la mayoría de sus beneficios.

 

Esta Práctica, que aparentemente puede parecer muy simple, entraña todo un mundo de repercusiones beneficiosas para nosotros/as y que iré desgranando en los futuros artículos. Si te interesa ir conociendo más del tema y aplicándolo a tu día a día, no dudes en suscribirte a mi web para recibir el artículo semanal. Saldrá publicado cada Lunes a la tarde.

Este es el link: https://www.tdahcoaching.com

Te explico ahora a grandes rasgos el primer beneficio que esta Práctica puede aportarte a ti, si tienes este perfil, y a tu familia:

CALMA

¡Este es el primer gran beneficio! Pasar del estrés a la calma.

La primera Práctica que aprendemos al iniciarnos en Mindfulness es la Atención Plena a la respiración.

¡Puedes probarlo ahora mismo!

  • Ahí donde estás, deja por un momento la lectura y dirige tu atención a tu respiración:
  • Al aire cuando entra por tus fosas nasales…
  • Al aire cuando sale…
  • Al movimiento de los pulmones al respirar…
  • Permanece aunque sea un minuto prestando esta atención de manera amable a tu respiración con todas sus sensaciones…
  • Si los has hecho ¿Notas alguna diferencia en el ritmo de tu respiración…? ¿En la velocidad de los latidos del corazón…? ¿Has notado más tranquilidad, más calma…?

Voy a suponer que sí porque es lo habitual, si no es el caso, puedes repetir la práctica y permanecer un tiempo más en ella, sin expectativas, tan sólo observando tu respiración, sin intentar cambiarla pero permitiendo que cambie si así sucede.

¡Bienvenida a uno de los grandes beneficios de la respiración consciente!

La relajación del Sistema Nervioso. El puente del estrés a la tranquilidad.

 

 

 

Sé que este artículo se está haciendo largo, pero no lo escribo para entretener, sino para informar (¡aunque deseo que sea entretenido de leer!)

Llevo muchos años acompañando a niños/as y a sus familias del colectivo TDAH y sé el sufrimiento que puede llegar a suponer los efectos del déficit en la Auto-regulación.

Por esto he empezado esta serie de artículos. Para dar a conocer, informar y expandir esta Práctica que tantos beneficios nos aporta:

Conectar con ese espacio interno de tranquilidad que todos tenemos, lo sepamos o no, nos aporta:

  • Mejorar la calidad de la atención.
  • Aumentar los tiempos de concentración.
  • Entrenarnos en la Autorregulación tanto física como mental y emocional.
  • Reducir la impulsividad etc.

Pero volvamos, y ya para acabar por hoy, a este primer gran beneficio que te he presentado, la CALMA.

El estrés emocional familiar es uno de los mayores problemas que podemos encontrar en familias del colectivo TDAH.

Cuando empezamos a practicar Mindfulness aprendemos la manera de relajar el Sistema Nervioso de una forma sencilla y bastante rápida.

Es complicado y agotador exigir a nuestros/as hijos/as que se calmen si se lo pedimos nerviosas, o estresadas, o gritando. El poder acceder a esta energía de paz antes de comunicarnos con ellos/as es un recurso muy valioso y útil.

No se puede exigir calma desde el estrés

Y cuando ellos/as también lo aprenden nos encontramos con que todos los miembros de la familia pueden, en un momento dado, parar, llevar la atención a la respiración, rebajar el estrés emocional y comunicarse así desde un lugar más amoroso y amable unos con otros. Te lo aseguro, con el tiempo y el entrenamiento puede llegar a reducirse mucho el estrés familiar. Y por hoy aquí lo dejo 😊

¡Espero que este contenido te haya resultado útil!

No dudes en contactarme si deseas saber más sobre esta Práctica.

Por una vida plena.😊

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Carmen Pellicer de Carli.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WebEmpresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad