Descubre como la práctica de Mindfulness y el Coaching pueden ayudar a tu hijo/a a mejorar su proceso de aprendizaje.

Empezaré hablando acerca de la práctica de Mindfulness:

La práctica de Mindfulness nos ayuda en muchos aspectos, hoy me voy a centrar en 3 de ellos directamente relacionados con el proceso de aprendizaje:

En el aspecto mental:

La práctica de mindfulness se basa en el cultivo de la atención plena, por tanto ¡esto ya es una buena noticia!

El apartar un tiempo cada día (no es necesario demasiado) para cultivar la atención plena va a ser el primer beneficio, pues mientras cultivas la atención plena, ya estás mejorando la calidad y la duración de la concentración.

Cualquier proceso de aprendizaje requiere mantener la atención al menos un mínimo de tiempo para que nuestro cerebro pueda procesar la nueva información.

En el aspecto emocional:

El sólo hecho de practicar la atención a la respiración, que te conducirá a una respiración más lenta y profunda, te lleva a un estado de tranquilidad que favorece la comprensión y la retención de la información.

En el aspecto físico:

La hiperactividad está en la mente, no en el cuerpo, el entrar en el estado de calma implica una disminución de la actividad mental y, por tanto, de la actividad física, el cuerpo se relaja…

 

 

 

Este círculo explica cómo la práctica de Mindfulness puede ayudar a tu hijo/a o alumno/a mejorar su proceso de aprendizaje. No es sólo una cuestión mecánica en cuanto a la mejora de la atención, la concentración y por tanto de todos los procesos cognitivos involucrados en un proceso de aprendizaje.

Hay un elemento clave para que todo esto tenga un sentido: la emoción.

Y aquí es donde entra el Coaching

 

 

 

El Coaching se basa en conducir a una  persona desde una situación A  a una situación B. A este caminar de A a B le llamamos proceso.

Este proceso suele constar de 3 partes:

1- Definición del objetivo

2- Diseño de las estrategias a seguir

3- Resolución de los probables conflictos internos que impiden el avance y consecución de los objetivos.

 Una de las estrategias consiste en el autoconocimiento:

¿Cuáles son las fortalezas, habilidades, dones y talentos de la persona?

¿En qué manera pueden ayudarle a conseguir su objetivo?

¿Cómo nos dirigimos a nuestro hijo/a…?

¿En función de sus fortalezas, cualidades, dones y talentos o en función de sus «defectos», debilidades, errores…?

Creedme que sólo este punto ya marca una gran diferencia en los resultados (y en vuestra relación personal).

Como ves en el diagrama, la palabra motivación está destacada.

La emoción es nuestro motor, sin motivación no habrá avances.

Hemos, no sólo de CREER ciegamente en que nuestro hijo/a es capaz de conseguir lo que se proponga, sino de transmitírselo día sí, día también.

También es imprescindible saber que nuestra mente, aunque no lo parezca, tiene la propiedad de recibir instrucciones, si sólo le enviamos mensajes tipo:

No puedo concentrarme, tengo TDAH, mi atención no puede mejorar, no sirvo para estudiar ¡eso es lo que  hará nuestra mente! a pesar de que tenga mucha más capacidad de la que creemos. Obedece órdenes.

Por tanto ¡utilicemos esta propiedad a nuestro favor!

Frases como:

La atención puede mejorar, cuanto más la entrenes mejor te concentrarás, ánimo que tú puedes, es cuestión de tiempo y práctica, yo creo en ti…

Harán que la mente optimice su funcionamiento, y ¡así es como nos mantenemos en el círculo de los buenos resultados!

Todos los niños/as y jóvenes que han seguido mi Programa de Entrenamiento en Mindfulness y Coaching para personas con perfil TDAH, han mejorado su concentración de la siguiente manera:

Inicio del Programa:

Valoración de la capacidad de mantener la atención de entre  0 y 4 

Mitad del Programa: entre 6-7

Final del Programa (8 sesiones) 8-10

¡Y así es como nos mantenemos en el círculo de la mejora continua!

Espero que este artículo te haya aportado valor 🙂

Contáctame si quieres informarte sobre mis programas de Entrenamiento en Mindfulness y Coaching para niños/as y jóvenes con perfil TDAH o si quieres iniciarte tú en la práctica del Mindfulness para poder así, además de llevarte todos los beneficios que aporta, poder ayudar a tu hijo/a a implementarla en su día a día… ¡no te arrepentirás!

 

¡Siempre adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Carmen Pellicer de Carli.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WebEmpresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad