business, idea, strategy-4271251.jpg

Mindfulness, TDAH y el paso atrás.

A día de hoy está ya muy demostrado que la práctica de Mindfulness o cultivo de la Atención Plena es altamente recomendable para cualquier persona, de cualquier edad, que tenga la condición TDAH.

En este artículo te quiero compartir uno de los ejercicios con sus beneficios.

Más que un ejercicio, se trata de un movimiento mental que aprendemos a realizar cuando nos entrenamos en esta práctica y que es muy sencillo:

¡Dar un paso atrás!

 

Mentalmente, podemos estar en dos posiciones diferentes:

  • Dentro de la mente.
  • Fuera de la mente.
Esta habilidad, en general, no la conocemos, pero las antiguas sabidurías orientales sí lo averiguaron, y de ellas deriva el Mindfulness o Vivir con atención plena que nos enseña y nos entrena a pasar de una posición a otra.
Dentro de nuestra Mente con mayúscula, podríamos decir que hay otra mente, esta la escribiremos con minúscula.
La función de la mente es pensar ¡esa es su función! Y no pasa nada. Hemos de acostumbrarnos a esa actividad peeeerooo…. sin identificarnos con los pensamientos que contiene. ¿Por qué? Porque, como hemos dicho, su función es pensar, pero eso no significa que todos los pensamientos que genera sean reales e inamovibles.
Piénsalo así: son sugerencias que te hace tu mente basadas en el contenido que ha ido recibiendo a lo largo de nuestra vida.
La propuesta es: ¡sal de la caja!
Te pongo un ejemplo:
Y ya que te estoy escribiendo esto en el marco del TDAH, te pondré un ejemplo en este marco.
Si tienes un hijo o hija con esta condición, o si tú misma te reconoces en este grupo, te será familiar que recibimos una gran cantidad de críticas o comentarios con carga negativa a lo largo del día…
Hay muchos niños y niñas con condición TDAH que creen que son tontos/as, porque así se lo dicen, aunque no sea directamente con esas palabras.
El no poder rendir en el colegio como ellos quisieran, también ayuda a que, con el paso del tiempo, adquieran esa creencia y la lleven a su identidad: soy tonto/a, hay algo mal en mí, no funciono como debería funcionar…
Muy bien, pues ya le hemos dado contenidos a nuestra mente, la cual se encargará de recordárnoslos cada día ¡y no por malicia! sino porque su función es pensar, es neutral, nos repite lo que nos decimos.
Entonces, cada vez que el niño/a se encuentre en una situación en la que le cuesta estar «a la altura», su mente le dirá cosas como:
Es que eres tonto/a y por eso no te sale.
Es que no sirves para esto… etc.
La pregunta aquí es:
¿Es esto verdad…?
¿Es verdad que soy tonto/a…?
¿Es verdad que, haga lo que haga, no lo conseguiré…?
Y la respuesta es:
 ¡No! no es verdad…
Pero, para poder darnos cuenta de que esto no es verdad ¡hemos de dar un paso atrás y observar el contenido de nuestra mente desde afuera!
Y, te preguntarás… ¿Cómo se hace esto…?¿Cómo doy una paso atrás…?
La técnica es simple, el aplicarla requiere constancia (¡los resultados valen la alegría de entrenarnos en ello!)
Se trata de:
PARAR-RESPIRAR-OBSERVAR
 
Es decir, cada vez que nos sentimos mal con nosotras mismas, o nuestros hijos/as con ellos mismos porque se sientan impotentes ante algo: paramos, hacemos unas cuantas respiraciones profundas y entonces, desde esa calma física y mental producto de parar y respirar profundo, observamos lo que estamos pensando…
¡Y ya estamos fuera de la mente!
Cuando observamos la mente estamos en la Mente con mayúsculas, que es un lugar de mayor consciencia, donde no hay juicios ni condenas, solo observación.
Y hoy quiero enseñarte a aplicar esta técnica para que puedas enseñársela a tus hijos/as también.
Hoy la aplicaremos a la impulsividad.
Puedes explicarle a tu hijo/a que la impulsividad es:
                                 SIENTO-REACCIONO-RAZONO
y que es una característica de su condición TDAH, que puede regularla aplicando esta técnica:
                                     PARO-RESPIRO-OBSERVO
Siento ganas de levantarme estando en clase…
Siento ganas de romper algo por la frustración que llevo dentro…
Siento ganas de pegar o gritar para dar salida a mi sensación de impotencia…
Siento ganas de pegar porque me están insultando…
O porque no me gusta lo que me están diciendo…
Siento ganas de levantarme a beber agua, o a hacer un pis cada dos por tres cuando estoy haciendo mis tareas…
Siento ganas de interrumpir cuando alguien habla porque creo que sino me olvidaré de lo que quería decir…
Siento ganas de irme de una cola porque me impacienta esperar mi turno…
                               PARO-RESPIRO-OBSERVO
Y, desde ese lugar de observación, elijo la mejor respuesta, la mejor conducta de la que soy capaz, la más adecuada para la situación que estoy viviendo.
Es decir, ya no soy «prisionero» de mi mente, esclavo de mi impulsividad. 
Me he movido de la mente a la Mente. He salido de la caja de pensar. He dado un paso atrás.
  • Ahora sé que yo no soy mis pensamientos.
  • Sé que puedo separarme de ellos y elegir por mi mismo/a.
  • Sé que mis pensamientos solo son propuestas que me hace mi mente.
  • Sé que lo que me dice mi mente no tiene por qué ser la verdad absoluta.
  • Yo puedo elegir pensamientos mejores.
  • Yo puedo elegir pensamientos que me ayuden a progresar.
Enseño y entreno a niños/as de 7 a más años, con condición TDAH  en Mindfulness y ¡créeme que funciona!
  • Ellos no se «portan mal» a propósito.
  • No disfrutan de sus conductas inadecuadas.
  • Desean tener buenos resultados escolares.
  • Desean que los padres y maestros estemos contentos con ellos/as.
Es su mente la que les dirige a tener esas conductas, pero ¡recuerda!, es la mente con «m» minúscula…
Haz lo que puedas por proporcionarle un entrenamiento en mindfulness, sé que aún no es fácil acceder a un lugar físico para ello. Pero tal vez puedas entrenarte tú y así enseñárselo a tu hijo/a. Yo lo enseño on-line.
¡Lo agradecerás mucho!, porque la práctica de Mindfulness va mucho más allá de lo que te he explicado en este artículo. Te enseña, entre otras cosas, a:
  • Cómo crear un estado de calma en tu interior.
  • Cómo auto regular tus estados emocionales.
  • Cómo pasar del estrés a la calma.
  • Cómo pensar para que los pensamientos no te dañen.
  • Cómo relacionarte con tus pensamientos, con tus emociones, de una manera sana.
A continuación te dejo mis datos por si te resuena todo esto y quieres informarte de mis sesiones y programas que son:
Sesiones individuales de Coaching
Entrenamiento en Mindfulness
Programa EMOMENT: programa de Coaching y Mindfulenss para niños y niñas con condición TDAH.
Programa Genial-mente: programa de Coaching y Mindfulness para jóvenes con condición TDAH
Programa RECONECTA: Programa de Coaching y Mindfulness para personas que quieren reconectar con su poder personal y reconducir sus vidas del estancamiento a la plenitud personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Carmen Pellicer de Carli.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WebEmpresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad